5 de julio de 2011

De Ofelia,Virginia,y la sublime soledad..


Dos mujeres,dos vidas,dos muertes..Las dos se entregaron a las aguas.Pero Virginia fue más
prudente;



sabía que,a diferencia de las delicadas flores,las piedras no flotan.



Ay Ofelia!si se te hubiese ocurrido recurrir a las grises piedras quizá no hubieras muerto implorando al cielo,aún con los ojos semiabiertos y tus labios exhalando el último adiós,o el nombre de tu amado,o una llamada de socorro..nunca lo sabremos..

Solitario también es el oficio de diseñador,quedas sumergido en las aguas de tu imaginación,te abandonas al lápiz,a la aguja,a los sueños..
Pero por suerte,las agujas y los lápices..son más livianos.

De los sueños mejor no hablar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario